Adiós a la papada

El reducir o eliminar la papada contribuye notablemente a un perfil facial más acorde con nuestro aspecto, para ello podemos hacer una pequeña liposucción en la zona o bien en caso de tratarse de flacidez utilizar la técnica de Hilos para mejorar su aspecto. Todo ello se realiza en una pequeña intervención en consulta con anestesia local. El resultado es muy satisfactorio.

pa

This entry was posted in Cirugía Estética, Medicina Estética. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *